Aunque en el Paseo del Prado cuente con dos fuentes icónicas, la Fuente Neptuno y la Fuente de Cibeles, sin duda esta última es la que podríamos llamar