EL TEMPLO DE DEBOD, UN PEDAZO DE EGIPTO

Venido desde las orillas del rio Nilo, el Templo de Debod fue un regalo del estado egipcio en 1968 como recompensa por haber ayudado a conservar los templos de Nubia que estaban en riesgo de desaparición por la construcción de la presa de Asuán. Este monumento situado en la plaza de España, en el parque del Oeste, no es el único que los egipcios regalaron, el país dono otros tres a las naciones que colaboraron junto a España (Estados Unidos, Italia, Paises Bajos).
templo-de-debod (1)
El templo consta con una serie de estancias:
Capilla de Adijalamani o de los relieves: Adquiere este nombre porque en su interior podemos ver inscripciones que representan escenas del rey adorando a los dioses, en especian al dios de Debod, Amón, y ofreciendo sacrificios a estos.
Mammisi: Aunque el significado de esta palabra era “lugar de nacimiento” el uso de esta sala es otro que aun se desconoce, se dice que para adorar a alguna imagen divina ya que en el muro oeste hay un hueco. El acceso a esta sala se hizo artificial desde el vestíbulo hipóstilo del templo. La claraboya que se sitúa en el muro sur permitiría la celebración de rituales que se hicieran en la época.
mamisi
Vestibulo o pronaos hipóstilo dañado por el terremoto del siglo XIX
Antesala de naos: Redistribuye las tres capillas.
Sala de los naoi: Es la capilla central de la cabecera y cuenta con el único naos que se conserva.
naoi
Corredor sur
Capilla osiriaca: Situa en la terraza del santuario techada para proteger la figura de Osiris.
Terraza:
Capillas de la cabecera: Aparte de la capilla de Osiris se encuentran dos más en la que una también es dedicada a Osiris (capilla inferior sur) y a Mahesa (capilla norte).
Uabet: Es el nexo al vestíbulo donde tenia lugar la purificación de los sacerdotes del templo.
Criptas: Cripta del Tesoro en la Capilla de Mahesa en la que hay estatuas de los dioses, y hay una segunda cripta llamada Laboratorio en la capilla inferior de Osiris donde se guardaban perfumes.

Sin embargo el templo de Debod no solo te maravilla con su historia y su valor arquitectónico si no que tiene un mayor atractivo ya popular entre los madrileños. Estamos hablando del atardecer pues el ocaso de este sitio tiene algo mágico que te atrapa, a lo mejor el reflejo del sol en el agua que rodea el templo con esos tonos tierra es lo que hipnotiza. Sin duda una de las cosas que no hay que perderse en Madrid.

Cuesta creer que esta maravilla egipcia se encuentre en Madrid y encima sea gratis su acceso. El horario para visitar el templo es de 10:00 a 14:00/ 18:00-20:00 de lunes a viernes entre el 1 de abril y el 30 septiembre. El resto del año tiene un horario de 9:45-13:45/ 16:15-18:15, lunes y festivos cerrados, sábados y domingos de 10:00 a 14:00.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*